La Columna por Alfonso García Sevilla

Iniciamos esta semana en Jalisco con la lamentable noticia del asesinato del presidente municipal con licencia, buscando su reelección, del municipio de Jilotlán de los Dolores a manos de un comando armado en lo que parece ser una emboscada. Según cifras oficiales en Jalisco suman más de un centenar de homicidios en contra de funcionarios públicos en el presente sexenio, sin que se tengan avances importantes en las investigaciones para detener a los responsables.

A nivel nacional, durante el sexenio de Peña han sido asesinados 73 presidentes municipales y la violencia lo ha marcado, superando la tasa de homicidios de su antecesor Felipe Calderón, a quien se le atribuye haber iniciado la guerra contra el crimen organizado.

 

A esto hay que sumarle el número impresionante de personas desaparecidas, que también según datos oficiales, se da un caso cada 33 minutos en el país, llevando en lo que va del año 1,411 registros de gente que no ha regresado a su hogar y la diversificación de las actividades criminales de los cárteles en el robo de autos, secuestro y piratería.

Los datos son escalofriantes, pero más lo es que a la fecha las autoridades en sus tres ámbitos de gobierno se mantienen inertes, sin plantear estrategias de contención ni prevención, con más discursos que acciones y dejando a los ciudadanos a su suerte. Un reto de dimensiones mayores que el siguiente gobierno enfrentará de forma urgente y que los candidatos a presidirlo hasta hoy no han  realizado una propuesta seria al respecto.

Deja un comentario